Toma de decisiones (P2)


Por: Luis Felipe Cano Gutiérrez
Director Centro Gerontológico MAFE
Profesional en el cuidado del adulto mayor con deterioro cognitivo

En esta segunda entrega queremos presentar a nuestros lectores la forma correcta en la que se debe tomar la decisión de institucionalizar a nuestro adulto mayor.

  • Paso 5. Analizar resultados posibles para cada alternativa. ¿Qué ocurre si me decido por A? ¿A dónde conduce la alternativa B? Con los caminos bien identificados es posible imaginar los resultados, no sólo en términos de números (costos), sino de aspectos cualitativos como imagen, esfuerzo o satisfacción.

Posibles resultados: observar si de verdad estamos solucionando el problema o inconveniente, si se logra lo que queríamos desde el principio, saber si es lo que se quería o lo que más se acerca a las alternativas que se tenían. Hay que poner todo en una balanza, revisar si los recursos económicos son los adecuados para no quedar en una situación comprometida que nos genere mas problemas y ver qué nuevas necesidades nos genera esta decisión.  Es necesario revisar todos los posibles finales, siempre pensando en el beneficio del adulto mayor y no en el suyo.

  • Paso 6. Seleccionar la alternativa ganadora. Es el momento de poner en la balanza todo lo analizado y usar los criterios como unidad de medida. ¿cómo impacta en mi trabajo diario? ¿de qué forma me garantizo que funcione bien? La comparación entre las distintas alternativas suele mostrar que una resuelve mejor la exigencia de los criterios elegidos. ¡Tenemos una decisión!

Ya decidido en dónde, debemos verificar todos los datos que nos están dando: en esta etapa es de suma importancia mirar que logros tiene la entidad seleccionada con otros adultos mayores, revisar que lo ofrecido es real, que sean legales y si presentan títulos, verificarlos. De la misma manera, si es una institución ver cómo están sus empleados y si hay mucha rotación. Es muy común que una institución tenga una alta rotación de personal cuando no son profesionales en el manejo de adultos mayores. Además, es clave revisar qué tipo de profesionales laboran allí, cuantos años lleva la institución en el mercado y tener como premisa que por lo general aquellas entidades que llevan más tiempo son las que hacen bien las cosas. Finalmente es un importante valor agregado si hay acompañamiento para el proceso de traslado y entender cómo se va a llevar a cabo el proceso de adaptación del adulto mayor y de la misma familia.

  • Paso 7. ¡Implementar! Ninguna decisión está tomada realmente hasta que se pone en marcha. Son muchos los procesos de decisión que fallan en la etapa de ejecución.

Hacer el trasteo: como siempre esta parte es muy importante e incluye definir cuáles son las cosas que se deben llevar; siempre hay algo que identifica al adulto mayor y que él reconocerá como propio. Esos objetos deben ir en la habitación e intentar hacerla lo más parecido posible a la que se tiene en la actualidad en su lugar de residencia. Hay que preocuparse siempre porque quede cómodo y que en el trasteo no llevemos barreras arquitectónicas o cosas que le dificulten la libre movilización. Hay que llevar lo necesario y no lo que queramos desocupar de su habitación o casa. Otra vez aplica el principio: lo que al adulto mayor le convenga.

  • Paso 8. Revisar los resultados. Cada decisión implica un aprendizaje. Aun si los resultados no fueron los esperados, es posible aprender de los errores para no repetirlos. Así, esta etapa final de revisión de las decisiones tomadas es clave para mejorar.

Evaluar, después de un tiempo adecuado, que puede ser tres meses, es necesario evaluar y mirar si la decisión fue adecuada o debe modificarse, revisar si hay cosas para complementar: ¿de verdad lo que le ofrecieron se lo están dando?  ¿La relación costo beneficio es la adecuada? No olvidar nuestra recomendación más importante: Siempre pensar en el bienestar del adulto mayor

Nuestra experiencia profesional nos dice que el proceso debe ser poco a poco, se deben quemar etapas: primero tener a alguien que los acompañe en la casa durante un tiempo, al inicio solo día, luego noche, luego noche y día. Luego, las necesidades darán lugar al siguiente paso: llevarlo a un centro día, el cual debería tener la opción de institucionalizarlo lo que hará del proceso de adaptación una situación mucho más sencilla y, posiblemente, el mismo adulto mayor dará solo el paso o pedirá que lo trasladen a la institución. Este será un proceso mucho más agradable y fácil. En los casos que lo hemos hecho de esta manera ha sido muy agradable para el adulto mayor y más sencillo para la familia.

Have any Question or Comment?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *