EL POR QUÉ DE NUESTROS SERVICIOS

En estos años de servicio y acompañamiento hemos aprendido que, al trabajar con un equipo interdisciplinario, se minimizan los riesgos inminentes de las enfermedades cognitivas. Cuando un médico especialista acompaña el proceso del adulto mayor en su lugar de vivienda puede valorar, evolucionar, formular, prevenir y diagnosticar lo que la persona requiere para una mejor calidad de vida.

La actividad física estimula la parte social, que se deteriora muy rápido cuando los adultos se aíslan por diferentes cambios en sus capacidades. El aislamiento ayuda en la pérdida de muchas otras habilidades: la alimentación se vuelve un tema difícil cuando ya no es posible la auto atención y termina cayendo en alimentaciones basadas en productos que no cumplen con los requerimientos nutricionales. Si se pierden habilidades como la comunicación o algunas comportamentales, el entorno se vuelve irritable y genera periodos de agresividad, llanto y otras reacciones que muchas veces hieren a las familias, quienes reciben de manera directa estas descargas emocionales.

Los talleres productivos que desarrollamos en el Hogar Mafe generan en los residentes interés y formas de invertir el tiempo libre, haciendo que los días sean más agradables.

Nuestro principal fin apunta a que familias y pacientes entiendan que su condición hace parte de un proceso natural y que nadie debe sentirse culpable o agobiado por la situación que se está viviendo. Nuestro trabajo está en poder ayudar y acompañar a ambas partes para que las relaciones no se quiebren y predominen el amor y la comprensión.