QUIÉNES SOMOS

Hace 25 años, los esposos Felipe Cano y Angela Hernández iniciaron una aventura empresarial vendiendo pañales para adultos puerta a puerta. Esa iniciativa duró un par de años, con un resultado maravilloso: conocer muchas y variadas instituciones donde se atendían a adultos mayores. Esto les permitió entender que en Bogotá hacía falta un lugar que prestará un servicio muy diferente, especializado en la atención al adulto mayor con deterioro cognitivo. De esta manera nace Mafe, un hogar que ya cumple 18 años de actividades ininterrumpidas.

 

En este tiempo se ha logrado consolidar un espacio con servicios especializados para el cuidado continuo del adulto mayor con trastornos cognitivos (alzhéimer, demencia frontal y otros diferentes tipos de demencias)

Gracias a la experiencia obtenida, su equipo de profesionales especializados ha podido identificar que estas enfermedades crónicas deben ser atendidas desde muchas áreas (equipo interdisciplinario), empezando por el trabajo con las familias quienes son un gran componente. Además, el servicio debe ser digno y respetando cada historia personal y familiar. También, confiable para que las familias estén tranquila y cálido para que todos los días sean en calma.

 

La misión principal de Mafe es crear ambientes donde los residentes sean felices y puedan disfrutar de su estancia a través de la atención que les brinda un equipo interdisciplinario con mucha experiencia en el manejo de este tipo de residentes con necesidades especiales.

 

En el hogar, la familia y los residentes no sólo encuentran inmejorable atención, también se les brinda amistad, comprensión y mucha calidez con el objetivo que su estancia sea cómoda y libre de frustraciones, tan comunes en estas patologías.

En Mafe las familias logran encontrar una solución y apoyo incondicional a los problemas de sus seres queridos. Encuentran un grupo de profesionales expertos en el cuidado del adulto mayor y apoyo en un proceso que es duro de comprender y asimilar.

Mafe brinda acompañamiento al paciente y su familia para que se sientan comprendidos frente a una nueva realidad, una realidad desconocida donde la sociedad excluye y no está comprometida para ayudar. Al final, lo que se busca es darle a la familia la perspectiva de un nuevo lugar que se ha convertido en la casa de los abuelos.

EXPERIENCIA:

Llevamos 18 años en Bogotá trabajando por el permanente mejoramiento del servicio en el Hogar Mafe. Buscamos un ambiente ideal donde todos los residentes y sus familias se sientan cómodos, acompañados, servidos, apreciados, apoyados y comprendidos.